☾

martes, 11 de diciembre de 2012

But I can't hear when you're screaming

Bueno, y es así cómo te recuerdo cuando me preguntan por ti, o por todo aquello que vivimos. Suelo decir que no lo recuerdo, pero creo que en mis ojos se ve bien claro que no quiero acordarme, que esta niña todavía no se ha dignado a hablar sobre ti con toda la seguridad posible, sea por miedo, sea por un posible dolor que me recome por momentos. Sólo sé que a veces, por el titubeo y el claro temblor de mi voz, retiran la pregunta y hacen como si nada. ¿Pero qué pasa esas veces en las que nadie retira ninguna pregunta, y su ansia por conocer la verdad crece cada instante? No querrías verme en esas situaciones, ya que todo lo que digo son tres frases incoherentes con escasez de conectores, pero en mi mente aparte de esas tres frases y la constancia de el ridículo que acabo de hacer, me llegan mil recuerdos olvidados, pero qué digo de mil, millones de ellos. Y el sentimiento que dejan en mi no sabría definirlo, no es nostalgia, pero he de reconocer que a veces duele como se ha olvidado todo, aunque también es cierto que todo abandono deja un rastro. Pero, supongo que ese rastro no ha sido como yo pensé que sería, no claro que no, no sé en lo que estaría yo pensando por aquellos remotos tiempos de tardes soleadas.