☾

sábado, 1 de junio de 2013

Being yourself is never good enough

Las gaviotas gritaban sin control, tratando de emitir un mensaje que apenas nadie entendía, el sol caía sobre mi ventana, los pájaros silbaban, las horas de luz aumentaban. 
Yo no sabía que pasaba, cómo tras tanto tiempo después había vuelto a decaer, me encontraba con la misma mentalidad negativa, la misma tirita en mi muñeca izquierda tratando de esconder mi realidad, el mismo dolor guardado dentro y el mismo presentimiento de que nada acabaría demasiado pronto, que todavía me quedaban muchas batallas contra mi mente, en las que saldría perdiendo. 
El sol brillaba cada vez más, y un pequeño brote de esperanza salía de mi cada vez que ocurría. Me repetía a mi misma que quizás nada era tan malo, a lo mejor pasaba pronto, pero al darme cuenta de que llevaba así una cantidad de tiempo excesiva me asusté. ¿Cómo yo pude caer? Joder, ¿cómo es que todo lo he visto tan negro como para hacerme tanto daño? ¿Cómo es que todo lo que empieza siendo por mi, acaba siendo por él? ¿Cómo es que la sociedad hace tanto daño hasta que cambian lo que no les gusta? 
No lo sabía, no lo entendía. Y me frustraba, porque de verdad quería entenderlo. Ya no soy la misma, y me duele, pero a veces mata. No sabía cómo todo había llegado tan lejos, tanto, que mi vida dependía de tan solo un corte más. Así que decidida lo hice, por mi, por él, por ellas, por todos los que intentaron herirme y lo consiguieron, por sus ojos verdes, por el dolor, por los recuerdos...Y cuando me di cuenta estaba llorando en un rincón de mi habitación con una venda alrededor de mis rojas muñecas maldiciendo haber salido de esta, maldiciendo aquel primer corte del que me arrepentiré toda mi vida, maldiciendo aquel día en el que terminaste nuestra historia, sintiéndome culpable de cosas que no hice. 
Así que, un brindis por ti, por toda esa gente que me dijo que no podría, que me convenció y me tiró. Otro por tus ojos verdes, otro por los suyos marrones. Uno por ellas y todo ese esfuerzo en vano para sacarme de esto. Otro por el miedo, que me ha arrastrado hasta el fondo. Otro por la inseguridad. Y el último por mi, y por todo lo que podría haber sido con tan solo confiar


No hay comentarios:

Publicar un comentario