☾

domingo, 11 de agosto de 2013

Everybody wanna live your life

La vida era perfecta, tanto que me hacía daño. Resulta difícil de explicar, difícil de entender, por lo que siempre se me quitan las ganas de hablar de ello. Todo planeado, nada podía salirse del margen, las 24 horas del día completas, mal empleadas. Cada día más ojeras que tenían millones de historias que contar. Cada día más razones para rendirse, peores sensaciones, nada mejoraba. Eso era lo que sentía yo. Está claro, la gente no veía eso. Harta de escuchar lo mismo de siempre, la misma respuesta a todas esas cicatrices, las mismas frases, la misma opinión. Harta de estar rodeada de gente y sentirme terriblemente sola. Cansada de luchar cada noche contra mi misma y darme tregua cada mañana, dejando que mis ojos brillaran de una forma sobrenatural debido a tantas horas en vela llorando, sin nada que decir. Tratando de fingir que todo iría bien, encontrando posibles salidas que se cerraban en cuanto pensaba conseguir mi meta. Cansada, terriblemente cansada. Psicológicamente. Millones de personas tendiéndome su mano para salir, a las cuales mil de ellas les dedicaba una sonrisa y les mentía diciendo que todo estaba bien; tan sólo cansancio, ganas de llegar a casa tirarme en la cama y dormir. 3, 5, 8 o 100 horas con tal de poder evadirme de la realidad. Cada día la negatividad se apoderaba de mi a una velocidad de vértigo. Todo negro, días grises, lluviosos. Tardes de mayo en mi habitación, tratando de dar lo mejor de mi aún sabiendo que no daría resultado. No había salida, jamás la habría. Jamás llegaría el día en el que estar sola en casa no significase nostalgia o soledad. Jamás llegaría el día en el que me levantase sabiendo que tenía que cambiar todo esto. Todo el mundo se limitaba a ver el exterior, a esa imagen que trataba de dar cada día, risueña, despreocupada, ocultando la gravedad del asunto cada día más, hasta que desapareció esa diminuta línea entre fingir y sentir, y finalmente todo se convirtió en fingido. Una máscara cada día para protegerme de mis pensamientos suicidas. Pero creo, que llegado a este punto, llegado a la conclusión de que no puedo hacerme más daño por mucho que desee hacerlo; estoy preparada para empezar a salir, de una vez por todas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario