☾

jueves, 13 de agosto de 2015

No sé qué es más pecado, si romperle el corazón a alguien o escapar antes del toque de salida.
Te noto más egoísta últimamente, me dijo un día
Oh cielo,
no puedo volver a la mediocridad de pedir perdón por cada fallo,
esconderme tras cada derrota,
y pensar tanto en el prójimo que me olvide de mi.
Pero no se lo dije.
Lo cierto es que no dije nada.
De niña me enseñaron que lo mejor era guardar silencio si no tenías nada bueno que decir.
Muchas veces llegue a pensar que tú nunca habías tenido niñez. Pero lo cierto es que se me olvidaba cada vez que remoloneabas por la mañana para no levantarte.
Es curioso, siendo la belleza algo tan abstracto y relativo, cómo toda conclusión y camino llega a la misma posición de salida; no hay nadie que haciendo el amor fuese tan guapo como tú.
No hay nadie a quién le siente mejor el miedo de nuestra primera vez.
Seguro que nadie sabrá nunca lo de tus cosquillas en la nuca,
tus pasos en falso cada vez que bailas,
ni lo bien que cantas cuando estás contento.
Que tienes más de 7 lunares en el cuerpo,
y una bonita forma de enamorar al primer beso,
o al primer roce de mejilla.
O que si eres la chica adecuada,
pierde el culo por tu sonrisa,
y mira el tuyo al pasar.
Mejor nos comemos el orgullo
antes de acabar hechos polvo,
en vez de echándolos.
No hablemos de tu manera de sobrellevar mis celos,
ni mis noches de vomitona.
No hay paraíso que se compare
con tu respiración entrecortada
en mi cuello,
mientras me das besos por todo el cuerpo
y me haces reír
Con esa risa que solo tú conoces
y solo a ti te gusta.
Qué haremos cuando se corra el paraíso verde de tus ojos,
desbocaremos el otoño y no dejaremos que la primavera vuelva
y nos quedaremos nosotros
en un otoño constante,
Dejando quizás que esta vez,
seas tú el que te corras dentro de mí.
In hell they give the answers
first
 and ask the questions
later;
in hell you're always in love
with nothing to love,
and something hates you
for all the wrong reasons...